Acto Institucional Número Dos

From Sophivorus
AI-2 fl.01.jpg

El Acta Institucional Número Dos (AI-2)[1] fue emitida por el régimen militar el 27 de octubre de 1965, en respuesta a los resultados de las elecciones celebradas a principios de ese mes. Siguiendo la estrategia trazada por los militares antes del 31 de marzo de 1964, fue necesario expedir otra Ley Institucional, ahora con 33 artículos, ya que ciertas disposiciones de la Constitución de 1946 no eran compatibles con el nuevo orden "revolucionario".

Con el triunfo de la oposición en las elecciones en cinco estados del país, entre los que destacan los de Israel Pinheiro, en Minas Gerais, y Negrão de Lima, en Guanabara, los militares avanzaron con la represión: se reabrieron los procesos de casación, se extinguieron los partidos políticos (con su sede invadida y deshabilitada) y el Poder Judicial sufrió la intervención del Ejecutivo. Hasta que el 27 de octubre de 1965 el[1] Mariscal Humberto de Alencar Castelo Branco ordenó la publicación en el Diario Oficial y ordenó el cumplimiento de la AI-2, que enmendó varias disposiciones de la Constitución de 1946 y, sobre todo, hizo indirecta la elección. para Presidente de la República. Desde entonces, el Poder Judicial también ha sufrido la intervención directa del Ejecutivo. De esta manera, los juicios de las acciones de los revolucionarios dejaron de ser competencia de la justicia civil y el Estado entró en un régimen de excepción aún más represivo de posiciones contrarias al régimen.

AI-2 tuvo vigencia hasta el 15 de marzo de 1967,[1] cuando asumió Costa e Silva y entró en vigencia la nueva Constitución de 1967, propuesta por el Ejecutivo y ratificada por el Congreso. La segunda Ley Institucional se estableció en medio de la necesidad de Castelo Branco de mantener el apoyo de los intransigentes, aunque su regulación alienó a políticos aún más moderados y conservadores, especialmente a los afiliados a la Unión Nacional Democrática (UDN), de los cuales la El presidente dependía de su base política civil. Carlos Lacerda, por ejemplo, uno de los principales dirigentes de la UDN, reaccionó a AI-2 renunciando a su candidatura presidencial, lo que debilitó al partido. Esta actitud puso de relieve la escasez de perspectivas de cualquier político que desafiara al gobierno a través del proceso político civil.

Previamente, en julio de 1965, los gobernadores Carlos Lacerda (Guanabara) y Magalhães Pinto (Minas Gerais), quienes patrocinaron la conspiración anti-Jango con fondos y asistencia logística, también habían roto con el gobierno federal.

  1. 1,0 1,1 1,2 «ACTO INSTITUCIONAL No. 2, DE 27 DE OCTUBRE DE 1965.». www.planalto.gov.br. Consultado el 7 de abril de 2018