La anatomía trascendental, también conocida como anatomía filosófica, era una forma de anatomía comparativa que buscaba encontrar patrones y estructuras ideales comunes a todos los organismos de la naturaleza.[1] El término se originó a partir de la filosofía naturalista en las provincias alemanas, y culminó en Gran Bretaña especialmente por los estudiosos Robert Knox y Richard Owen, que se basaron en Goethe y Lorenz Oken.[1] Desde 1820 hasta 1859, persistió como la expresión médica de la filosofía natural antes de la revolución darwiniana.[2]

Entre sus diversas definiciones, la anatomía trascendental tiene cuatro principios principales:

  • la presuposición de un Plan Ideal entre la multiplicidad de estructuras visibles en el reino animal y vegetal, y que el Plan determina la función
  • El Plan Ideal actuó como una fuerza para el mantenimiento de la uniformidad anatómica (en oposición a las fuerzas de la Naturaleza que inducen la diversidad)
  • la creencia de que este Plan a priori era reconocible
  • El deseo de descubrir Leyes universales subyacentes a las diferencias anatómicas.

Leer más

  1. 1,0 1,1 Alan Bates (1 de enero de 2010). La anatomía de Robert Knox: asesinato, ciencia loca y regulación médica en el siglo XIX en Edimburgo. Prensa académica de Sussex. pp. 23–. ISBN 978-1-84519-381-2. Consultado el 25 de junio de 2013.
  2. Janis McLarren Caldwell (18 de noviembre de 2004). Literatura y medicina en la Gran Bretaña del siglo XIX: de Mary Shelley a George Eliot. Prensa de la Universidad de Cambridge. pp. 14-. ISBN 978-1-139-45664-7. Consultado el 25 de junio de 2013.