El problema de la naturalización de lo que es histórico

From Sophivorus

José Bleger La psicología debe estudiar seres humanos reales y concretos. No hay tal cosa llamada mente en tanto como una sustancia dentro de la cabeza. Sí hay procesos psicofisiológicos que generan nuevas funciones, en la medida que el ser humano en su realidad histórica y social mediatiza sus relaciones con el mundo de manera permanente a través de los instrumentos simbólicos de la cultura. Bleger plantea una mitología que impregna a los fundamentos de la psicología: el mito del hombre natural, el mito del hombre aislado, el mito del hombre abstracto, la antinomia individuo-sociedad y la antinomia innato-adquirido.

  • El mito del hombre natural

Sostiene que existe una esencia humana previa a toda experiencia individual que se ha corrompido por el contacto con la cultura y la sociedad. El hombre nace bueno y esas cualidades se pierden al interactuar con la sociedad. Esto se debe a un pensamiento religioso en occidente que entiende al hombre como un ser creado a imagen y semejanza de Dios. Plantea un estado de naturaleza previo al de la cultura. Para Rousseau, la sociedad corrompe al hombre apartándolo de la naturaleza. Lévi-Strauss niega este mito. Para él, toda persona es un ser social desde antes del nacimiento, no hay un estado pre-cultural.

  • Mito del hombre aislado

Se cree que el ser humano en su origen es un ser aislado, no social, que socializa a medida que crece. La psicología debería entonces dar cuenta de cómo este hombre se inserta en la sociedad (teoría de Robinson Crusoe). Bleger descarta este mito, ya que dice que el hombre desde el útero ya está en contacto con la madre. Por lo que el planteamiento correcto sería: ¿cómo los seres humanos pueden independizarse y pensar libremente, aún cuando están tan unidos? Este mito dice que el ser humano es un ser social: se constituye a partir del atravesamiento de su realidad biológica por su realidad cultural.

  • Mito del hombre abstracto

Se establece al querer comprender al ser humano buscando las características más fijas, generales, universales, descontextualizadas de las realidades sociales e históricas que le otorgan su sentido. Este mito para Bleger es un gran error. El hecho de estudiar al ser humano sin considerar el contexto en que se halla inserto lleva a la psicología a un proceso de generalización de las unidades de estudio, generando un obstáculo epistemológico. Bruner dice que estamos totalmente asociados con la cultura, por lo que parecería absurdo estudiar los procesos mentales humanos sin conexión con esta.  

  • Antinomia individuo-sociedad

Esta oposición tiene la falsa creencia de que el ser humano está “limitado, distorsionado por la organización social”; el individuo para vivir en sociedad, debe renunciar a ciertos montos de placer, limitar sus impulsos, domesticar sus pasiones para someterse a los mandatos culturales. Bleger explica que esta concepción entiende al ser humano como un ser constituido por una naturaleza irracional animal y es, por lo tanto, un ser malo. Para salvar a la sociedad hay que domesticar a la bestia. Esta polaridad individuo-sociedad, se opone a la concepción del hombre como ser natural, en tanto plantea que el hombre es inicialmente un ser malo, irracional, sujetado por pasiones a diferencia del hombre natural que es entendido como inicialmente bueno y pasible de ser corrompido por la cultura. Esta concepción dicotómica tiende a presentar las guerras, delincuencia, violencia como aspectos irracionales que hay que erradicar.

  • Antinomia innato-adquirido

Es el resultado de una visión fijista e inmutable de la naturaleza humana que ha tendido a naturalizar, es decir a entender como dado por la naturaleza, las competencias propias del ser humano. Bleger señala que esta antinomia es expresión de una ideología, es decir, aparece naturalizado lo que en verdad es manifestación de creencias que responden a los intereses de sectores de poder de las organizaciones sociales. Los estudiosos se dividieron entre biologicistas (las causas determinantes son orgánicas y el ambiente sólo tiene una influencia menor) y ambientalistas (el ambiente es determinante en la conformación de lo psíquico). Los avances en el estudio del sistema nervioso permitieron conocer mejor las íntimas relaciones entre herencia y medio ambiente. No hay oposición sino que hay interacción permanente. La emergencia de la conciencia de la historicidad humana Michael Cole afirma que no vemos la cultura porque es un medio dentro del cual existimos. Según Cole, sería un error atribuir la división entre ciencias naturales e históricas a la debilidad de las segundas por su carácter variable; la historia queda fuera de la ciencia porque la mente humana ha tenido un papel en ella. La historia es en parte producto de la mente. Descartes propone la idea de dejar fuera de la ciencia el estudio de la mente, la cual se rechaza, y comenzarán a tomarla como objeto de estudio a la par que se instalará el problema de la forma de abordaje de los fenómenos culturales, sociales y psicológicos. El principal oponente de Descartes era Giovanni Battista Vico, quien aceptaba la distinción cualitativa entre naturaleza e historia humana, pero negaba la aplicabilidad de los modelos de la ciencia natural a la naturaleza humana, y declaraba que el estudio científico de ésta debía basarse en formas específicamente humanas. Partía de considerar que el hombre es un ser social y que el conocimiento histórico no surge por la acumulación de anécdotas y episodios del pasado, sino que se organiza a partir de la comprensión del proceso que siguen las sociedades entre su nacimiento y su caída, y sus etapas. El propósito de Vico será construir “un arte nuevo, una nueva ciencia” una teoría de todo lo que depende la voluntad humana. Era un error para el suponer que la civilización comienza cuando se desecha el mito. La vida humana, la sociedad y la civilización siempre necesitarán de mitos, aunque sea el mito de la ciencia y del progreso. Ahora: es preferible creer en mitos sabiendo que son mitos, a creer en ellos pensando que son verdades, porque cuando se descubre que no lo son, sobreviene el desengaño. Parece ser que la sociedad necesita algo más que la razón para funcionar, necesita creencias, tradiciones, imaginación. Y el racionalismo, las devasta. La concepción materialista dialéctica a la que adhiere Bleger y que es el fundamento epistemológico de la Escuela de Moscú, entiende las oposiciones como parte de un proceso que intenta aprehender el movimiento progresivo contradictorio de los fenómenos reales, concretos. Siguiendo a Bleger, esta concepción entiende al ser humano de acuerdo a las siguientes características:

  • Su condición de Pertenecer a una Naturaleza Peculiar: la Humana. A partir del Renacimiento es cuando el hombre comprende que forma parte de la Naturaleza. Mas tardíamente (a lo largo de la Modernidad) acepta que forma parte, de una Naturaleza: distinta, muy particular

Su condición de Ser Social hace que se estructure una Síntesis Integrada de Naturaleza y Sociedad, en la que la última no es un factor superficial, sino que cambia sustancialmente la primitiva condición de ser natural, en el sentido de depender totalmente de la naturaleza. La primitiva condición de ser natural, en el sentido de depender en gran parte, o totalmente, de la Naturaleza.

  • Condición de ser Concreto que pertenece a determinada Clase Social, Grupo Étnico, Religión. Esta pertenencia no es casual ni aleatoria. Integra su Ser y Personalidad. No se debe estudiar la conciencia, sino la conducta concreta de tan individuo en tales condiciones concretas y en un momento dado.
  • Su condición de Ser Social: Solo llega a ser tal por la incorporación y organización de experiencias con los demás individuos y el conjunto de las relaciones sociales es lo que define al ser humano en su personalidad.
  • Su condición de Ser Histórico, es el producto de un desarrollo en el cual emergen nuevas potencialidades. No se dan de una vez para siempre en forma fija e inmutable. Una compleja organización de la materia viva y un reflejo de la estructura social en el más amplio sentido. El conocimiento que se alcanza esta, socialmente condicionado. Es decir aprende de acuerdo al lugar que ocupa en la sociedad, no todos saben lo mismo.
  • El Hombre es el único de los Seres Vivos que puede pensarse a sí mismo como objeto, utilizar el pensamiento, concebir símbolos universales, crear lenguajes, prever, planificar su acción, utilizar instrumentos y técnicas que modifican su propia naturaleza. Aun formando parte de la naturaleza, pueden en cierta medida ser independiente de ella.
  • La producción de medios de subsistencia crea la matriz fundamental de todas las relaciones humanas. (De acuerdo a donde se halla inserto en la sociedad o será parte de la Superestructura Ideológica, imponiendo ideas o de ser aparte de la Estructura (Operativa) a la cual no le queda otra opción que aceptar la versión de la Historia que la Superestructura concibe para esta.