Problematizando el concepto de perversión

From Sophivorus

Mc Dougall propone otros criterios para definir la perversión:

  1. Se separa de la connotación peyorativa de la palabra perversión, a la cual se asocia "perversidad, inclinación al mal" o "aberración, desviación de la pulsión" según Freud.
  2. Tampoco la define según la práctica sexual, ya que los guiones sexuales que un sujeto presente, si no implican sufrimiento para sí mismo o para el otro, no los considera perversos.
  3. El criterio que ella propone en este capítulo implica diferenciar al sujeto de las formaciones clínicas.

La autora ubicará a lo largo del capítulo, la categoría psíquica de la alteridad como aquella que se encuentra fallida en la formación psíquica de la perversión.

Guión erótico 🡪 no solo contribuyen a asegurar el sentimiento de la identidad sexual, sino que a menudo se revelan como técnicas de supervivencia psíquica en cuanto salvaguardan el sentimiento de identidad subjetiva.

Ética y responsabilidad del analista 🡪 es su responsabilidad no intentar modificar este sistema de defensa hasta que no se constituyan otros recursos psíquicos, ya que ello puede producir un verdadero derrumbe psíquico.

Propone definir como perversiones aquellas formaciones psíquicas donde está fallida la constitución de la categoría de la alteridad. Poder construir la categoría de la alteridad implica poder reconocer al otro en dos sentidos: el otro como cuerpo separado y como sujeto de deseo. Esta categoría empieza a constituirse en los primeros tiempos de la infancia y es en la adolescencia y con el hallazgo de objeto que se vuelve a poner en cuestión.